Artículos

 

El pasado 10 de noviembre, se presento la campaña #CabezaEnAlto y la confianza al 100%, de las que las influencers Calle y Poché son embajadoras.

Head & Shoulders busca ser una fuerza positiva para el mundo de la belleza, por lo que se planteó el firme objetivo que la caspa y el bullying no deberían ser un problema para los adolescentes.

El proyecto que patrocina Procter & Gamble y que opera Fundación en Movimiento, busca atender a 116,640 adolescentes con el taller “En los pixeles del otro”, mismo que les otorga estrategias de bienestar digital que les permitan interactuar en redes sociales de forma más segura. Además, se ofrecerán 2,000 horas de asesoría psicológica para aquellos estudiantes que han sufrido de bullying o de ciberbullying, de forma que puedan fortalecer su autoestima.

Según cifras de la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, el ciberbullying aumentó el 33% a partir de la pandemia, situación que alarma a todas las comunidades escolares. El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI, 2020) indicó que los 4 factores por los cuales se genera el ciberbullying es: identidad de género, por ser mujer, apariencia física o situación y discapacidad. Estos datos le ofrecen a Fundación en Movimiento un mejor panorama para saber a qué nos enfrentamos y cómo puede conducir sus programas de prevención y atención del bullying y del ciberbullying.

 

En una rueda de prensa virtual, se reunió el equipo de Vencer el P@sado, novela de Televisa que busca hacer conciencia sobre el grave daño que sufren las mujeres que son víctimas de violencia digital. El equipo especialista que colabora con la información e investigación de cifras, contexto, medidas de prevención y atención está conformado por Fundación Televisa, el Consejo Ciudadano, Fundación en Movimiento y otras instituciones más.

El evento dio apertura con las palabras de Alicia Lebrija, Presidenta de Fundación Televisa, quien agradeció a los presentes por sumarse a este proyecto, que difunde un mensaje que logra cambiar actitudes, transformar realidades y que invita a soñar con un México mejor.

 

Durante el ciberacoso no hay treguas ni consideración alguna

Fotos íntimas, amenazas y difamaciones públicas, fueron sólo algunas de las manifestaciones del ciberacoso que sufrió José Francisco, el viralmente conocido como #LicValeriano. Lo más difícil en casos así, es que hasta las personas más allegadas se suman a los ataques, tomándolo a juego sin valorar esa cercanía para preguntarle al afectado: ¿cómo te sientes? ¿cómo te está afectando? o ¿cómo puedo ayudarte?

Una de las razones por las que es más difícil disminuir el ciberacoso, se debe a la falta de cultura de la información y uso de habilidades sociales y emocionales en nuestra interacción virtual. Desconocemos el contexto real, no nos tomamos un tiempo breve en leer, ni tampoco en tratar de comprender qué pasaría si ese meme o video viral fuera sobre mi o sobre alguien que me importa.

¿Nosotros podríamos ayudar sin ser parte de un ataque?

Desde que llegaron las redes sociales, nos hemos limitado a verlas como mero entretenimiento y no consideramos todas las transformaciones reales que han traído consigo: nos han permitido ser solidarios en casos de desastre natural o tragedia social, nos ayudan a reunir masas para levantar la voz a favor de las mujeres, de los animales, del medio ambiente, etc., nos han acercado a las personas que viven lejos de nosotros, nos permiten aprender a través de tutoriales y mucho más; pero también han demostrado la crudeza de la violencia, la desigualdad y la incoherencia.

¿Por qué no aprovechar esa inmensidad de opciones que nos ofrecen los medios digitales para fomentar las cosas que son positivas? ¿Por qué no ayudamos a alguien, aunque no lo conozcamos?

Podríamos comenzar por no difundir un meme que tenga el rostro de alguien y eso, es ya un gran paso.

 

Ya te habrás dado cuenta que una actitud que es frecuente en la etapa de la adolescencia es la apatía, desinterés o desmotivación personal.

Desafortunadamente estas actitudes se pueden presentan en la población a cualquier edad o etapa de la vida; pero en esta ocasión nos enfocaremos en la adolescencia.

De acuerdo a la OMS, (Organización Mundial de la Salud) define adolescencia “como el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años. Se trata de una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios, superado únicamente por el que experimentan los lactantes. Esta fase de crecimiento y desarrollo viene condicionada por diversos procesos biológicos. El comienzo de la pubertad marca el pasaje de la niñez a la adolescencia”.

 

El Ciberacoso, un fenómeno que siempre daña nuestras vidas

El ciberacoso, (a diferencia del ciberbullying, el acoso digital entre menores de edad) es un tipo de hostigamiento que no está relacionado con la edad, que puede permanecer con el tiempo y lo sufren en su mayoría los adultos. Éste fenómeno daña vidas diariamente y puede estar muy cerca de nosotros, no importa si somos quienes lo sufrimos, conocemos a quien lo sufre o si somos generadores sin darnos cuenta.

Cuando vemos un meme que tiene la imagen física de una persona, ¿Nos detenemos a pensar si al compartirlo le estaremos ocasionando algún daño?

El caso del Licenciado Valeriano

El Lic. José Francisco Valeriano, siendo un profesionista cabal, respetado por sus clientes y conocidos, aprendió en menos de 12 horas, que la fama, comúnmente buscada en medios digitales por unos y otros, no es como la pintan y en su caso, pudo haber terminado abruptamente con su carrera.

Un buen día, sin aviso alguno, la imagen del Lic. Valeriano se viralizó.

Todo comenzó a partir de una foto “ordinaria” (hasta ese momento) en la que se podía ver a Francisco Valeriano con su equipo de trabajo posando en la oficina y con un cuadro de fondo. En ese cuadro, que le había regalado uno de sus clientes al no tener cómo pagarle sus servicios legales, había referencias gráficas de una reconocida marca de ropa, asociadas con sus iniciales: “LV” lo cual podría suponer que el despacho había “adaptado” el logotipo de la marca de ropa, como suyo, sin ningún tipo de permiso.

Creative Commons

ccommons

Twitter