Artículos

 

Te presentamos una serie de postales que puedes descargar para uso en redes sociales, en gadgets y en donde lo desees para que tengas siempre presentes los mejores consejos y ejercicios contra el bullying. ¡Descárgalos ya!

(Click en imagen para ampliar)
{artsexylightbox path="img/gal13" previewWidth="240" previewHeight="311" width="614" height="796"}{/artsexylightbox}

¡Descárgalas! 

 

bull171Todos creemos entender el fenómeno del bullying. Nos hemos adueñado hasta de la palabra misma, retorciendo sus límites gramaticales; bulleándola.

El término en sí es un anglicismo adoptado y hace referencia al acoso escolar y a toda forma de maltrato físico, verbal o inclusive psicológico que se produzca entre compañeros de forma reiterada y a lo largo del tiempo.

Y es aquí donde empiezan los problemas para categorizar y entender un fenómeno que puede darse de un día para otro, desaparecer igual de rápido, o presentarse inclusive en los pasillos de la oficina, y no de la escuela.

Hay cyber-bullying y gay-bullying, pero el más reciente brote se llama brand-bullying y el regreso a clases es su época favorita del año.

CUBO DE BASURA

Fue el año pasado, durante una investigación llevada a cabo en el Reino Unido, que la Unicef encontró indicios de una nueva modalidad de acoso. Las víctimas del brand-bullying son aquellos que no tienen el último iPhone, el cinturón de moda o la más nueva consola de Xbox.

Brand-bullying significa, literalmente, acoso por marcas, lo cual no debería extrañarnos en un mundo netamente consumista. En el estudio, un niño británico de 14 años declaró que “no importa si vives en un cubo de basura. Si tienes un iPhone, o una Blackberry, entonces eres aceptado”.

Así, el salón se divide entre los que tienen y los que no, y esas carencias determinarán el rol que jueguen los estudiantes dentro de la sociedad, una réplica que construyen dentro del salón.

Pero lo más interesante de este nuevo tipo de acoso es el papel que están jugando los padres en ello.

 

bull168Escucha a través de EXA Monterrey el podcast Por el placer de vivir con el Doctor César Lozano en donde se habla de Ciberbullying. El tema es tratado además en compañía de Daniel Castañeda, representante en la zona norte de la república mexicana por parte de Fundación en Movimiento.

Descarga el Podcast

 

bull166Hoy vamos a compartir una Guía editada por el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid, que nos habla de uno de los temas de más triste actualidad: el bullying o maltrato entre iguales.

La Guía para padres

La guía se inicia con unas historias de chicos y de chicas, en las que nos describen a varios personajes de ambas historias y luego nos las cuentan a modo de cómic, por lo que se convierten en una buena herramienta educativa, no solo para nosotros, si no para que las usemos con nuestros hijos y les mostremos ambos casos.

Luego continua la guía definiendo lo que es el maltrato entre iguales o bullying, qué situaciones pueden considerarse como tal, quiénes son los participantes de estas situaciones y cuál es su papel.

En el siguiente apartado nos explican cómo actuar en caso de que sospechemos que nuestro hijo puede estar siendo víctima de una situación de bullying, y también cómo podemos detectar que está siendo víctima de maltrato, cuáles son las señales de sospecha.

También la Guía aborda el tema cuándo es nuestro hijo el que es el agresor, cuestión que también se debe tener en cuenta para saber cómo actuar, y también cuando es un mero espectador, que al contrario de lo que se cree, el ser un mero espectador fomenta el maltrato.

Finaliza con un apartado para que sepamos cómo actuar en caso de que siguiendo todas las pautas que nos indican, nuestro hijo siga siendo víctima del maltrato y un apartado de conclusiones muy acertadas.

Por todo ello os recomiendo a todos los que seáis padres que la leáis, y que la compartáis con otros padres, que se aprenden muchas cosas.

Ver artículo en contexto original | Vía Psicoglobalia.com

Descargar Guía: El Maltrato entre escolares.

 

bull159Pese a los esfuerzos que las autoridades educativas dicen hacer para combatir la violencia y el acoso escolar; erradicar el Bullying de los planteles educativos y evitar que niños y jóvenes sigan siendo víctimas de una constante agresión física, verbal o psicológica por parte de sus compañeros, la falta de una política pública bien definida en torno al tema y diseñada por verdaderos especialistas en el área, impide el cumplimiento de objetivos y con ello, la protección a los infantes para quienes el ser objeto de conductas agresivas ha convertido su mundo en poco más que un infierno.

El trágico deceso del niño Maximiliano René Licona Pelcastre ocurrida en el municipio de Huasca de Ocampo, donde el menor de 12 años de edad se quitó la vida al no soportar más las burlas y agresiones por parte de sus compañeros, confirma de manera contundente, que los programas y acciones que se han implementado en Hidalgo para combatir el Bullying, se reducen al fracaso y que es urgente el redefinir las políticas a implementar nuevos métodos antes de que se sigan generando tragedias.

Para nadie es desconocido que autoridades educativas y diversas instancias oficiales, promueven en Hidalgo los programas de “vacunación contra la violencia”, que en las aulas se “capacita” a docentes y directivos de planteles para evitar el Bullying e incluso, que se han adoptado del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Nacional Autónoma de México, “métodos” como el “violentómetro” para implementarse en sitios donde el acoso escolar es creciente.

Pero con el hecho de que un solo niño se quite la vida porque no soportó la violencia ejercida en su contra por sus compañeros –insisto-, es un fracaso de lo que se ha hecho y confirma lo mucho que se ha dejado de hacer.

De acuerdo a información revelada por la policía municipal de Huasca de Ocampo, el niño Maximiliano de 12 años de edad, decidió privarse de la vida en el barrio La Palma de la comunidad de Ojo de Agua, colgándose de un árbol, ante la imposibilidad de seguir soportando la violencia escolar de la que era víctima en la escuela secundaria 220 ubicada en la localidad de Santo Tomas donde cursaba el primer año.

Dejó una carta póstuma en la que narró los motivos que lo llevaron al suicidio, algunas de las agresiones que tuvo que enfrentar y dispuso de sus pocos bienes entre los que dejó como herencia un teléfono celular a su menor hermana.

La vida trágica del menor, que culminó con su muerte por asfixia mecánica según reveló la necropsia de ley, debe ser motivo suficiente para que las autoridades educativas asuman con la responsabilidad que merece, la necesidad de combatir de manera seria y urgente, la innegable violencia que persiste en las aulas de muchos planteles y que lleva a un incontable número de niños al sufrimiento y la afectación de su estima y sus emociones sin encontrar solución al problema del Bullying.

De nada servirá que se investigue el caso que costó la vida a Maximiliano René Licona y que se sancione a los responsables del acoso escolar, si no se asumen programas realmente efectivos para combatir el fenómeno del cual él es solo un ejemplo, pero que debe bastar para que quede claro que no se está actuando de manera correcta.

Un niño perdió la vida por Bullying, pero son muchos más los que seguramente viven un similar infierno al que él sufrió, por lo que urge protegerlos y salvarlos de un destino que podría ser tan fatal como el de Maximiliano.

Ver artículo en contexto original | Vía SDPNoticias

Creative Commons

ccommons

Twitter