bull494 lamejorversiondeti

“Agradezco el caos en mi vida porque es ahí donde volví a nacer”
-Sandra Rojas Cisneros

El ser humano, por naturaleza, es un ser social, esto quiere decir que desde que nacemos requerimos del contacto con los demás para sobrevivir. En un inicio ese contacto viene desde nuestra madre (o quien cumpla con esa función: padre, abuela, nana, etc.); esta es una parte muy importante de la formación de nuestra psique y nuestra autoimagen, ya que a través de sus palabras comenzamos a organizar y conformar aquello que en el futuro veremos en el espejo.

Conforme vamos creciendo, todas las relaciones interpersonales que vamos teniendo, nos aportan una mirada que de manera inconsciente vamos integrando a nuestra autoimagen al identificarnos con lo que los demás dicen sobre nosotros.

¿Qué ves cuando te observas al espejo?

Esta no es una pregunta fácil de responder, pues para una gran parte de los seres humanos, el auto-reconocimiento suele ser una tarea difícil.

¿No les ha pasado que cuando alguien los insulta de inmediato se sienten ofendidos y cuando alguien les hace un cumplido responden con una negativa? Esta es una conducta común que muestra la dificultad que tenemos para disfrutar, reconocer y amar nuestro propio cuerpo y nuestra existencia.

Además, tenemos el factor “lo que los demás dicen de mí” en donde con tal de encajar en la imagen social vigente (lo que está vigente o de moda: ser delgado(a), tener el cabello de cierta manera o vestir de otra, etc.) nos vamos adaptando y convirtiendo en alguien que no necesariamente somos. Importa mucho lo que se dice o se publica de nosotros, pero ¿por qué daría a otros el poder de decir quién soy?

Debemos poner atención en nuestro círculo social, fuera de la imagen ¿qué características tienen las personas que nos rodean? El impacto que este grupo tiene en nuestra manera mirarnos y vivirnos es muy grande, pues a través de sus discursos yo podré identificarme con algunos aspectos. Por ejemplo, relacionarme con personas que cuidan de su salud y su cuerpo, a la larga podrá sembrar en mí la importancia del autocuidado; contrario a ello, relacionarme con alguien que tiende a juzgar a los otros e insultarlos, podría generar en mí la misma conducta y una imagen distorsionada de lo que han dicho de mí.

La mejor versión de ti viene cuando comienzas a conocerte y reconocerte, para ello te comparto las siguientes sugerencias:

Revisa tu círculo social: ¿Cómo se expresan de los demás? Si cuidas este aspecto y evitas relacionarte con aquellos que no aportan a tu vida nada positivo poco a poco tu imagen se verá reflejada sólo en el discurso de aquellos que te conocen y valoran.

Observa tus emociones y el impacto que tienen en tu cuerpo: ¿Cómo se siente en tu cuerpo estar feliz, triste, etc.? Recuerda que tu cuerpo es tu principal herramienta para relacionarte con el mundo. Esto te ayudará a gestionar mejor tus emociones y revisar aquellas situaciones que te afectan y así trabajar con ellas.

Revisa cómo te relacionas con tu cuerpo: ¿Cuidas tu salud, tu alimentación, la forma en que te expresas de ti, tus hábitos, etc.? El autocuidado implica supervisar y trabajar en favor de nuestra salud física y mental.

Resta poder a las palabras hirientes o los juicios de los demás; alguien que te quiere y te cuida, no te critica. Recuerda que la manera en que nos expresamos de los demás dice más de nosotros que de la otra persona, quien te critica muestra sus propias inseguridades y eso no tiene nada qué ver contigo.

Sé tú misma(o): En redes sociales podemos mostrar sólo aquello que queremos que los demás vean de nuestras vidas; ninguna vida es perfecta.

Si algo no te gusta de tu personalidad o de tu cuerpo no luches contra ello, conviértete en su aliada(o), trabaja por mejorar ese aspecto de ti, tomará tiempo y paciencia pero siempre podemos ser mejores, al final del día nadie es perfecto. Entrénate poniendo en práctica aquellos hábitos que te ayuden a ser mejor, no es fácil pero tampoco imposible.

Toma la responsabilidad por tu bienestar: Nadie hará por ti lo que no te atreves a hacer tú.

Una autoestima óptima se construye a través de autoconocimiento y autoreconocimiento, ambas cosas se resumen en: Amor, amor propio, amor por nuestra vida y por quienes somos.

Para mejorar nuestra autoestima necesitamos reconocer que no somos perfectos y justo por eso tenemos la oportunidad de mejorar aquello que no nos agrada; es similar a ejercitar un músculo: Mientras más entrenamos más fuerte se hace.

Cuando trabajas en ti, la opinión de los demás es sólo eso, una opinión, no hay palabra que te describa más allá de lo que tú crees de ti.

Definir quién eres es un poder que sólo tú tienes.

Psic. Sandra Rojas Cisneros Instagram | Facebook

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS